Los libros no son para mirarlos.
Son para tocarlos,
abrirlos
y leerlos,
que es como entrar en ellos.

Prueba y verás.

Te recuerdan
a cuando viajas
a una ciudad diferente,
y todo te parece nuevo,
sorprendente
y hasta un poco
misterioso.

Anuncios