Si un vampiro negro me acecha en la noche
o una bruja quiere comerme enterito…
Si veo a unos fantasmas siguiendo a mi coche
o un león enorme con mucho apetito… 

Entonces mi padre
con sus grandes manos,
me abraza y me calma,
siempre me defiende,
me mira y sonríe,
me besa en la frente,
vigila a los monstruos
que veo en mi mente.
(Mi padre me cuida
y nunca se duerme.) 

Si tras la cortina se esconden serpientes
o un gran dinosaurio dispuesto a atacarme…
Si los cocodrilos van a hincarme el diente
o un pirata quiere al agua tirarme… 

Entonces mi padre
con sus grandes manos,
me abraza y me calma,
siempre me defiende,
me mira y sonríe,
me besa en la frente,
vigila a los monstruos
que veo en mi mente.
(Mi padre me cuida
y nunca se duerme.)

Juan Guinea Díaz

Anuncios